top of page
  • Foto del escritorMarleni Peña Cordova

19 pensamientos limitantes que no te permiten crecer con tu Marca Personal

¿Te has preguntado por qué no estás logrando tus sueños y metas?. Pensando en ti, escribí estos 19 pensamientos limitantes que he venido escuchando a menudo de mis clientes. Resulta que muchas veces no tomas acción en aquello que anhelas porque hay pensamientos que te detienen y paralizan.



1.- Qué van a decir de mí. Este pensamiento es muy recurrente cuando se trata de exponerse frente al público, ya sea un público interno como lo es la familia, amigos, compañeros de trabajo, jefe, un cliente, etc.; o un público externo como lo es mostrar tus talentos, conocimientos y experiencias en las redes sociales (LinkedIn, YouTube, Instagram, Facebook, Twitter, Tik Tok, etc). Este pensamiento te limita a que tu futuro empleador te conozca o que tu futuro cliente te encuentre.

2.- Voy a fracasar. Este pensamiento te atrapa cuando vas a asumir nuevos retos y desafíos, ya sean personales o profesionales. Ejemplo: Asumir un nuevo cargo, cambiar de trabajo, emprender un negocio o formar una familia. Este pensamiento te limita para lograr ese gran ascenso, o tener ese emprendimiento exitoso.

3.- Prefiero lo seguro. Este pensamiento sucede cuando prefieres quedarte en tu zona de confort, que empezar algo nuevo por temor a lo desconocido. Este pensamiento te limita buscar trabajar en algo que realmente disfrutes y ames hacer, o compartir tu vida con una pareja que realmente te respete y valore.

4.- Nadie me va hacer cambiar. Este es un pensamiento de una persona que prefiere mantenerse en su realidad inventada, que aceptar la realidad de la vida y expandir su mente a nuevas posibilidades. Este pensamiento te limita adaptarte al cambio, por lo tanto ser descartad@ de los procesos de selección o que tu negocio muera.

5.- No puedo decir que no. Este pensamiento sucede cuando crees que si dices que no, pierdes esa oportunidad de trabajo o de tener un nuevo cliente. Lo cierto es, que debemos aprender a decir no a trabajos o clientes tóxicos. Al no saber decir no, te limitas a realmente conectar con un gran trabajo o un buen cliente.

6.- No sé qué quiero. Este pensamiento seguro lo has sentido cuando han pasado tantas adversidades en tu vida que no sabes por dónde empezar, o también si siempre lo has tenido todo y de pronto te ves en la necesidad de esforzarte para lograr tener la vida que deseas. Es un pensamiento que te paraliza y limita a accionar, por lo que debes buscar ayuda de un mentor o coach que te ayude a enfocarte.

7.- No sé por dónde empezar. Este pensamiento ocurre cuando le das muchas vueltas a las cosas que deseas hacer o vivir. Al no tomar el riesgo y asumir la responsabilidad del resultado de esta decisión, se pasa el tiempo y no vas a ningún lado. Seguir en la indecisión te limita a crecer en tu desarrollo personal y profesional.

8.- No tengo tiempo. Es un pensamiento común cuando aquello que quieres lograr en la vida no tiene un sentido y motivación definido por el cuál haces lo que haces. Cuando no le das un sentido de propósito a lo que haces, es cuando no hay espacio en tu agenda para ello. Este pensamiento te limita a tener una vida plena y feliz.

9.- No tengo dinero. Este es un pensamiento de escasez muy fácil de identificar, al cual muchos le atribuyen su fracaso en la vida. Sin embargo, si bien tener dinero te hace las cosas más “fáciles”, no asegura tu felicidad y autorrealización personal y profesional. Ten cuidado con creer que si tienes dinero puedes lograr la vida que deseas, el dinero solo es una energía que debe ir de la mano con tu sentido y plenitud de vida.

10.- No es el momento ideal. Cuántas personas esperan el momento ideal para recién empezar ese negocio o buscar ese empleo. Algunos se llenan de información, pero nunca la ponen en acción y la transforman en conocimiento, en su lugar siguen esperando ese momento ideal. Lo cierto es que no hay un momento ideal, siempre es un buen momento para accionar en tus metas y sueños.

11.- No sé si sea capaz. Este pensamiento está ligado a la baja autoestima profesional, ya que te resta confianza en tus capacidades, habilidades, talentos y hasta en tu propia actitud que dependen totalmente de ti. Si sientes este pensamiento, es importante que trabajes en tu autoconfianza y autovalor.

12.- Me da mucho miedo. Este pensamiento es común en momentos adversos, pero que te suceda siempre es momento de que busques ayuda profesional. Tener miedo no es malo, porque es una emoción que te protege del peligro. Sin embargo, cuando no accionas en tu autorrealización por miedo, ahí si ya se vuelve en algo limitante.

13.- No quiero fracasar. Te han dicho tantas veces que fracasar es malo que cuando debes enfrentar algo desconocido, el primer pensamiento que se te viene a la mente es “no quiero fracasar”. Sin embargo, si miras al fracaso como un camino hacia el aprendizaje, comprenderás que en muchas ocasiones este te empuja a desarrollar tus mejores talentos y habilidades. Cuando le agregas optimismo a los desafíos es cuando conviertes tus errores en tus mejores fortalezas y aprendizajes.

14.- No sé cómo hacerlo. Muchos se quedan sin poner acción por no saber como hacer lo que desean hacer. Sin embargo, esa ya no es una excusa porque hoy hay bastante información y contenido en redes de todos los temas que desees desarrollar. Si quieres agilizar; también hay consultores, mentores, asesores y coaches que te pueden ayudar. Solo necesitas tomar acción.

15.- No iniciaré hasta que todo esté perfecto. Sin bien buscar hacer las cosas bien es una habilidad importante en la vida, pero cuando esta se va al extremo y no mantiene un equilibrio puede limitarte. Inicia con lo que tienes, lo que te falta lo vas trabajando en el camino. La perfección no solo te limita, también no te permite ampliar tu visión y aceptar la perspectiva de los demás.

16.- Aún no tengo la experiencia suficiente. Este es un pensamiento que te limita mucho cuando vas a cambiar de rubro o pasar de empleado a emprendedor. Y te comprendo, después de haber estado años en una empresa donde tenias funciones definidas, para pasar a hacer de todo no es fácil, pero no dejes que esas nuevas experiencias te creen inseguridad de lo que eres capaz de hacer. Cuando emprendas no te enfoques sólo en la experiencia, enfócate en el valor que tienes como marca personal; la cual no solo es experiencia, también es conocimientos, talentos, habilidades, valores y tiempo.

17.- Mejor lo hago después. Este pensamiento se le llama procrastinación, es cuando las personas dejan todo para después y luego nunca las hacen. Aquí pregúntate ¿cuál es la razón principal por la cual lo estás postergando?. Solo si conoces la razón que te detiene para hacer algo que tanto quieres, es cuando vas a tomar acción.

18.- Yo no nací para eso. Esta es una creencia que muchas veces pudo haber sido implantada en ti cuando eras pequeño y tu entorno inocentemente te decían que no eras bueno para ello. Recuerda que tú naciste para lo que tu decidas hacer y vivir.

“Cuando tenía 21 años, con mucha emoción llamé a una de mis hermanas mayores para contarle que había logrado terminar el colegio y que pensaba estudiar una carrera superior. Ella me dijo “hermana ni gastes energías en ello, nosotras no nacimos para eso”. En ese momento se me cayeron las lágrimas, pero me dije no puedo esperar una respuesta diferente de alguien que no conoce más que su propio mundo de limitaciones. Y seguí soñando y creando”.

19.- Necesito dinero para empezar. No voy a negar que si quieres emprender o formarte para ser un gran profesional necesitas invertir dinero. Sin embargo, esa no es la única forma de lograr las cosas, también puede iniciar con lo que tienes. Tu mayor activo es tu tiempo, talento, conocimiento, experiencia, valores, propósito y actitud que tengas; en conclusión tu marca personal. Una marca personal puede construir la mayor riqueza que desees en el mundo, pero el dinero no puede construir la marca personal que desees dejar en mundo.


👉Espero que hayas podido detectar los pensamientos que te están limitando a ir por tus metas y sueños como marca personal, y empieces a gestionarlos para que logres ese crecimiento que tanto deseas en tu vida.


Si crees que este conocimiento debe despertar a más personas puedes compartirlo con tu red, amigos o colegas y hasta clientes.


“La única forma de cambiar tu realidad, es accionado en tu cambio”




19 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page